Hay que hacerse de nuevo cada día

(Schwenke y Nilo)


Hay que hacerse de nuevo cada día
poner en un cordel cada derrota
colgar en nuestra historia unos pañales
que digan: "seguimos intentando".

Hay que hacerse de nuevo cada día
ponerse muy temprano los zapatos
que nos lleven hacia el arco iris
donde está la idea, el fruto, el canto.

Tenemos que juntar nuestras verdades
tenemos que reír a toda costa
tenemos que inventarnos la esperanza
hay que hacerse de nuevo cada día.

Hay que pintar de nuevo este paisaje
buscarnos nuevos lentes de contacto
conseguir un nuevo silabario
nuevas carreteras y aeroplanos.

Hay que hacerse de nuevo cada día,
subiendo de la mano la montaña

no harán por nosotros la tarea
de fundar ciudades del mañana.

Tenemos que juntar nuestras verdades
tenemos que reír a toda costa
tenemos que inventarnos la esperanza
hay que hacerse de nuevo cada día.


Murió Howard Zinn, el historiador que desafió al establishment.


por Mark Feeney (columnista The Boston Globe)

31/01/10

Howard Zinn, historiador de la Universidad de Boston, activista político, temprano opositor a la intervención estadounidense en Vietnam y uno de los principales críticos del presidente de la Universidad de Boston, John Silber, ha muerto de un ataque al corazón en Santa Mónica (California) durante un viaje, según ha comunicado su familia. Tenía 87 años.

«Sus escritos han cambiado la conciencia de toda una generación y han ayudado a abrir nuevos caminos en la comprensión y el significado crucial de nuestras vidas», escribió en una ocasión Noam Chomsky, activista de la izquierda estadounidense y profesor del MIT. «Cuando se llamaba a la acción, uno podía estar siempre seguro de que él estaría en primera línea. Un ejemplo y una guía en la que uno podía confiar.»

Para el doctor Zinn, el activismo era la extensión natural de la revisión de la historia que impartía en sus clases. El libro más conocido de Zinn, A People's History of the United States (1980) no tenía por héroes a los Founding Fathers –muchos de ellos propietarios de esclavos y profundamente vinculados al status quo, como el Dr. Zinn señalaba al comienzo de la obra– sino los granjeros de la Rebelión de Shay y los dirigentes sindicales de la década de los treinta.

Como escribió en su autobiografía, You Can't Be Neutral on a Moving Train (1994), «mis clases estaban animadas desde el principio por mi propia historia. No sólo sería justo con otros puntos de vista, sino que también quería ofrecer algo más que “objetividad”: quería que los estudiantes abandonasen mi clase no mejor informados, sino mejor preparados para renunciar al confort del silencio, más preparados para hablar, para actuar contra la injusticia allí donde la vieran. Todo esto fue, por supuesto, una buena receta para buscarme problemas.»

Ciertamente fue la receta para la disputa entre el Zinn y Silber. Zinn ayudó hasta en dos ocasiones a encaminar el voto de su facultad a destituir al presidente de la Universidad de Boston, quien, a su vez, acusó al Dr. Zinn de incendio (una acusación de la que rápidamente se retractó) y le citó como principal ejemplo de «quienes envenenan todo lo que hay de bueno en el mundo académico.»

El Dr. Zinn fue vicepresidente del comité de huelga cuando los profesores de la Universidad de Boston fueron a la huelga en 1979. Cuando terminó la huelga, él y cuatro colegas fueron acusados de violar sus contratos al rehúsar cruzar un piquete de secretarias. Los cargos contra “los cinco de la Universidad de Boston” pronto fueron revocados.

Howard Zinn nació en Nueva York el 24 de agosto de 1922, hijo de un matrimonio de inmigrantes judíos, Edward Zinn, camarero de profesión, y Jennie (Rabinowitz) Zinn, ama de casa. Asistió a la escuela pública de Nueva York y trabajó en los astilleros de Brooklyn antes de ser alistado en las Fuerzas Aéreas durante la Segunda Guerra Mundial, en la que sirvió en un bombardero de la Octava, alcanzando el rango de alférez y obteniendo la medalla del aire.

Terminada la guerra, Zinn trabajó en una serie de oficios de poca monta hasta que entró en la Universidad de Nueva York gracias a la GI Bill, con 27 años. El profesor Zinn, que había desposado con Roslyn Schechter en 1944, trabajaba por las noches en un almacén cargando camiones para costearse sus estudios. Licenciado en la Universidad de Nueva York, prosiguió sus estudios de doctorado en la Universidad de Columbia. Fue profesor auxiliar en la Universidad de Upsala y profesor invitado en la Universidad de Brooklyn antes de impartir clase en la Universidad Spelman de Atlanta en 1956 en el departamento de historia, impartiendo una asignatura sobre la historia de las mujeres afroamericanas. Entre sus estudiantes se encontraba la novelista Alice Walker, que lo calificó como «el mejor profesor que haya tenido jamás», y Marian Wright Edelman, futura presidenta de la Fundación Children's Defense.

Durante esta época el Dr. Zinn fue un participante muy activo en el movimiento de los derechos civiles. Fue miembro del Comité de coordinación de estudiantes para la no-violencia, la organización más militante de todas las de los derechos civiles de la época, y participó en numerosas manifestaciones.

El Dr. Zinn se convirtió en profesor auxiliar de ciencias políticas en la Universidad de Boston en 1964, en la que fue nombrado profesor titular en 1966.

Su activismo le llevó a postularse en contra de la Guerra de Vietnam. Zinn participó en numerosas charlas y teach-ins, y atrajo la atención de todo el país cuando él y otro destacado antibelicista, el reverendo Daniel Berrigan, visitaron Hanoi en 1968 para reunirse con tres prisioneros liberados por los norvietnamitas.

La participación del Dr. Zinn en el movimiento anti-guerra le llevó a publicar dos libros: Vietnam: The Logic of Withdrawal (1967) y Disobedience and Democracy (1968). Previamente había publicado LaGuardia in Congress (1959) –con el que ganó el premio de la Asociación de Historia Albert J. Beveridge–, SNCC: Los nuevos abolicionistas (1964), The Southern Mystique (1964) y New Deal Thought (1966). El Dr. Zinn también fue el autor de The Politics of History (1970), Postwar America (1973), Justice in Everiday Life (1974) y Declarations of Independence (1990).

En 1988 Zinn se retiró temporalmente de la universidad para impartir conferencias y escribir. En los últimos años se dedicó sobre todo a la escritura de obras teatrales, de las cuales se llevaron a la escena Emma, sobre la dirigente anarquista Emma Goldman, y Daughter of Venus.

El Dr. Zinn (mejor dicho: su principal libro) hizo un cameo en la película de 1997 Good Will Hunting, cuando el protagonista epónimo interpretado por Matt Damon elogia A People's History y anima al personaje interpretado por Robin Williams a leerlo. Damon, que co-escribió el guión de la película, fue vecino de Zinn en su infancia. Damon produciría años después la versión televisiva del libro The People Speak, que se emitió en el Canal Historia en el 2009. Damon también fue el narrador del documental biográfico sobre Zinn: Hozard Zinn: You Can't Be Neutral on a Moving Train.

Su último día de clase en la Universidad de Boston, Howard Zinn terminó la clase treinta minutos antes para unirse a un piquete y animó a los 500 alumnos de su clase a que se unieran a él. Un centenar lo hicieron.

La esposa del Dr. Zinn falleció en 2008. Zinn deja a una hija, Myla Kabat-Zinn en Lexington, un hijo, Jeff de Wellfleet, tres nietas y dos nietos.

NOTA T.: Hay traducción castellana de los dos libros citados en este texto: Nadie es neutral en un tren en marcha (Hondarribia, Argiletxe Hiru, 2001). Traducción de Roser Berdagué Costa; La otra historia de los Estados Unidos (Hondarribia, Argiletxe Hiru, 1997). Traducción de Toni Strubel.



Somos Millones... Hermanos Mejía Godoy

s


Las primeras imágenes corresponden a una movilización en la Ciudad de Bs.As -2008- en solidaridad con la lucha del pueblo boliviano...
Dedicado a los irreductibles pueblos del mundo que, haciendo a un lado las fronteras, combaten por la libertad y la verdadera independencia económica, social y cultural...
A Julio López, Luciano Arruga, Otoño, y tod@s los desaparecidos en democracia...
La música es del nicaragüense Mejía Godoy.

La Ventura - Manu Chao con Les Ogres De Barback

i



La ventura

Et c'est au cimetière de Clichy
Qu'Angelo retrouva Stéfani
Qui sans s'méfier s'laissait aller à
Fleurir la tombe d'un ami
Mort il y a six mois déjà
D'une méchante p'tite balle dans l'foie

Angelo dit à Stéfani
Oui c'est moi qui ai tué Ventura
Mais toi tu as tiré sur moi
Mon salaud tu vas m'payer ca!
Et il lui logea de sang froid
Une méchante p'tite balle dans l'foie

Paul Carbone est tombé du train
En se tenant le ventre à deux mains
C'était en 1943
Que l'aventure se termina
Paul P Carbone dit Ventura
Plutot mal comme il se doit
Pour un truand sans foi ni loi

C'est au Rat Mort à Pigalle
Un claque à filles de mauvaise vie
Que Stéfani y blessa par balle
Angelo le mafioso
L'a eu de la chance ce vieux salaud!
D's'en tirer comme ca sans trop d'accrocs

ENTRE CHIENS ET LOUPS
QUAND TOMBE LA NUIT

Contigo - Fito Páez y Joaquín Sabina

s




Del nuevo disco de Fito No se si es Baires o Madrid, registrado el 24 de abril de 2008 en el Palacio de los Congresos, Madrid, España.

Para un mejor amor (Roque Dalton)

Nadie discute que el sexo
es una categoría en el mundo de la pareja:
de ahí la ternura y sus ramas salvajes.

Nadie discute que el sexo
es una categoría familiar:
de ahí los hijos,
las noches en común
y los días divididos
(él, buscando el pan en la calle,
en las oficinas o en las fábricas;
ella, en la retaguardia de los oficios domésticos,
en la estrategia y la táctica de la cocina
que permitan sobrevivir en la batalla común
siquiera hasta el final del mes).

Nadie discute que el sexo
es una categoría económica:
basta mencionar la prostitución,
las modas,
las secciones de los diarios que sólo son para ella
o sólo son para él.

Donde empiezan los líos
es a partir de que una mujer dice
que el sexo es una categoría política.

Porque cuando una mujer dice
que el sexo es una categoría política
puede comenzar a dejar de ser mujer en sí
para convertirse en mujer para sí,
constituir a la mujer en mujer
a partir de su humanidad
y no del sexo,
saber que el desodorante mágico con sabor a limón
y el jabón que acaricia voluptuosamente su piel
son fabricados por la misma empresa que fabrica el

Napalm,
saber que las labores propias del hogar
son las labores propias de la clase social a que pertenece

ese hogar,
que la diferencia de sexos
brilla mucho mejor en la profunda noche amorosa
cuando se conocen todos esos secretos
que nos mantenían enmascarados y ajenos.

Sueñan los Nadies...

Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:Que no son, aunque sean. Que no hablan idiomas, sino dialectos. Que no profesan religiones, sino supersticiones. Que no hacen arte, sino artesanía. Que no practican cultura, sino folklore. Que no son seres humanos, sino recursos humanos. Que no tienen cara, sino brazos. Que no tienen nombre, sino número. Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local. Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.
Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:Que no son, aunque sean. Que no hablan idiomas, sino dialectos. Que no profesan religiones, sino supersticiones. Que no hacen arte, sino artesanía. Que no practican cultura, sino folklore. Que no son seres humanos, sino recursos humanos. Que no tienen cara, sino brazos. Que no tienen nombre, sino número. Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local. Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

Les Ogres de Barback - Francia





Rue de Panam


Dans une rue de Panam
Errant au bord de l'eau,
J'fumais mon Amsterdam
Pour finir au bistrot,
Y avait là deux, trois femmes
Qui faisaient le tapin
Moi, j'aiguisais ma lame
Pour planter les rupins

Les gens de bon quartier,
Les touristes, les vieillards
Aiment bien s'promener
Le long des grands boulevards
Ils achètent des souvenirs
Des tours Eiffel en plastique
Les saltimbanques les font rire
Mais faudrait qu'on leur explique


Qu'il y a d'la merde partout,
De la drogue et surtout
Des jeunes en galère
Qui trafiquent la misère
Ouais ! J'dois bien avouer
Que j'y passe toute mes journées
C'est que parfois à Paris
C'est la joie et la folie

Mais croyez-moi bientôt
Les flics auront du boulot
Car tous les vagabonds
Parlent de révolution
Un jour, toutes nos chansons,
Ouais, vous désarmeront
Il n'y aura plus qu'la folie,
La joie et l'anarchie
La joie et l'anarchie
La joie dans Paris

Radio + Transformación

Declaración de principios imperdible para quienes apostamos a la radio como herramienta de cambio

Quién puede referirse a la radio sin entusiasmo? Medio de comunicación ideal que tiene aún la palabra, en toda su dimensión de sonido y de sentido, como uno de los ingredientes principales para fraguar su mensaje.

No se ha determinado aún en dónde empieza el pensamiento y termina la palabra. Vida, pensamiento y palabra están íntimamente relacionados, como afirma Fernando Pessoa: «pensar es vivir y sentir no es más que el alimento del pensar». En la radio, pensar, sentir y vivir, se manifiestan con: palabras, efectos de sonido y música, en amalgama, y articulación, tan importante para dar vida al mensaje y hacerlo cautivador, revivificador.

En nuestro mundo contemporáneo no hay muchas oportunidades para reflexionar; a veces parecería, aun en los momentos en que el trabajo permite una pausa, que buscáramos el aturdimiento más que la reflexión. Todavía la radio, como el libro, puede realizar el milagro de llegar a nuestra conciencia mediante la palabra (…)

Hombre, simbolización y palabra, íntimamente unidos en la historia de la cultura, perviven en la radio. El lenguaje de los primeros hombres y el de hoy, mediante la magia de este invento sigue siendo la palabra pronunciada, la expresión oral, el habla, que se dice con todo su sabor, la que se escucha y es capaz de provocar en quien la oye pensamientos y emoción, evocación e interpretación. (…)

¿Qué ha sido la radio?: ¿Información, recreación?, ¿una forma de evasión, o de masificación?, ¿una vía de formación, o de comunicación social? ¿Qué envía?: ¿mensajes verticales?; ¿podría dialogarse mediante la radio?, ¿podría educar?

La radio ha sido un medio de información y recreación, pero también una forma de evasión, de masificación y enajenación más que vía de comunicación social, y se han enviado más mensajes verticales a través de la radio que horizontales. No se ha insistido suficientemente en dialogar con el auditorio y retroalimentar la comunicación, no se ha tomado en cuenta la formación y la educación de un auditorio que se ha multiplicado en progresión geométrica a través de los años.

Indudablemente, todo esto debería realizarse sin olvidar cuáles son las condiciones del lenguaje propio de la radio, sus ventajas y desventajas; no se han aprovechado sus condiciones ventajosas para servir a la población.

Si la palabra adquiere importancia fundamental en una comunicación precisa del mensaje, ¿qué ocurre cuando en la radio debe articularse con los efectos de sonido, las pausas, la música, en un mensaje que no puede volverse a releer, ni a escuchar?; ¿pierde calidad la palabra?, ¿pierde fuerza?

En un buen programa de radio la palabra se engarza y brilla destacándose mediante los demás elementos del mensaje radiofónico: la palabra en una canción, la palabra en una noticia, en funciones diferentes, cumple con el objetivo de comunicar en la misma lengua, y de acuerdo con la experiencia vital del grupo al que se dirige. (…)

Sin embargo, siguen planteándose las mismas preguntas: ¿radio sólo para un sector de la población?, ¿radio para un grupo selecto?, ¿radio para una mayoría de población que no lee ni escribe y necesita urgentemente educación? (…) ¿Radio para quiénes? y ¿radio para qué? ¿Cómo hacer radio?, ¿cómo comunicarse actualmente con millones y millones de hispanoamericanos tercermundistas en forma adecuada? y ¿cómo convertir la comunicación de masas en comunicación social?

Reiteramos la afirmación: radio para todos, comunicación que sea capaz de seguir transformando el mundo, y lo convierta en más humano, más habitable no para los pocos, no para pequeños grupos sino para todos. Radio que contemple los principales problemas de nuestro estar en este mundo, y permanecer en una sociedad donde participemos todos: hombres y mujeres, pobres y ricos, aspirantes todos y cada uno a una vida mejor. Radio para la libertad, aunque esta palabra haya perdido su verdadera significación, radio para la concordia y la democracia; no radio para comunicación masiva, radio para comunicación social. (…)

Para iluminar nuestro mundo con la gracia, la creatividad y la ironía, con el ingenio y el genio, características del arte que se han de incorporar en la creación de los programas. Mediante la educación a través del arte se lograría «humanizar el querer de la gente» (…)

Mario Kaplún, en su libro Producción de Programas de Radio, no solamente nos ilustra sobre producción también se refiere problema del destinatario de los mensajes, así como del propósito transformador, cultural y educativo de la radio. (…)

Para Kaplún es necesario partir de una serie de redefiniciones que permitirían hacer posible «que se identifique cultura con la vida, más que con el museo. Cultura no es coto cerrado de especialistas. Cultura es lo que sirve al hombre, lo que le sirve a la comunidad para su propia construcción social y humana, cultura es conciencia para comprender mejor el propio mundo».

De acuerdo con Kaplún, la educación radiofónica se define en un sentido amplio como todas las emisiones que procuran «la transmisión de valores, la promoción humana, el desarrollo integral del hombre en su comunidad; las que se proponen elevar el nivel de conciencia, estimular la reflexión y convertir a cada hombre en agente activo de la transformación de su medio natural, económico y social».

Así la educación radiofónica, no sólo se realizaría a través de emisoras especializadas, y con programas estáticos, poco atractivos, sino a través de radioteatros, foros populares, programas periodísticos y musicales, y muchos otros formatos que la creatividad intuya. Paul D. Boyd, citado por Kaplán, opina: «la radio, el medio de mayor penetración en nuestros países, aparece como la solución más idónea para impulsar la educación y la cultura populares». Como lo señala un estudio de la UNESCO, «la radio, única técnica de comunicación avanzada que se ha incorporado realmente al Tercer Mundo, que se ha expandido y culturizado ampliamente. Con la miniaturización y la transistorización, que permiten costos muy bajos, la radio está llamada a revelarse cada día más como un instrumento bien adaptado a las culturas fundadas en la transmisión oral y en los valores escritos».

De acuerdo con las cifras que anota Kaplún, el 61 por ciento de la población en América latina escucha radio, y en este porcentaje están los sectores más humildes, y más carentes, más necesitados de educación. (…) Educación que cultivaría más la inteligencia que la memoria. En un constante ejercicio de inteligencia y voluntad, una educación liberadora que devuelva al hombre su propia humanidad. Señala Bordenave finalmente que «el mayor triunfo de este tipo de educación es la toma de conciencia de la propia dignidad, del propio valor como persona, de la libertad esencial que el hombre tiene para realizarse plenamente como tal en su entrega libre a los demás hombres».

De aquí es necesario partir, de una radio educativa y cultural, de una radio de transformación, y sin entrar de lleno en el tema de la producción, sí podríamos enumerar algunos de los problemas que entraña ésta dirigidos más específicamente a lo fundamental para nosotros, la palabra.

Es el nivel del habla la base del lenguaje radiofónico, y precisamente la clave de la importancia educativa de la radio reside en que si todos hablamos, pocos escriben, desde el principio de la escrituras hasta nuestros días. (…)

Del hablar al escribir, la modulación de la voz se pierde, y el suspiro, el llanto, el asombro que sólo en los más destacados testimonios literarios permanecen. La radio, como las rosas, tiene una precaria permanencia en el aire, pero suele ser como ellas, inolvidable su mensaje, siempre que se convierta en un testimonio de significación y belleza.

La radio puede hacernos presentes una serie de florecimientos, ya que si no nos trasmite el mensaje corporal de los actores, como en televisión, por ejemplo, sí puede acentuar la presencia viva de lo que se expresa mediante el auxilio de los efectos de sonido y la música.

En la radio no hay escritura, pero sí tienen sus mensajes puntuación, acentuada por medio de los puentes musicales, y la música de fondo auxilia en los clímax o sitúa dentro de un marco referencial.

En radio, como en poesía, empleamos imágenes, metáforas y todos los elementos sugerentes, intensos, emotivos. (…) El mensaje debe ser configurado, y dentro de su estructura encerrar lo más significativo y sugerente, para que se cumpla la función de hacer pensar, y de profundizar en la sensibilidad de quienes escuchan.

Como en la prosa literaria, la primordial función consistirá en trasmitir el pensamiento en forma lógica y clara, sin olvidar la función divulgadora (…)

La radio es oral, la radio por tanto transmite su mensaje de comunicación hablando: precisamente por esto puede ser el medio de equilibrio, la que enriquezca el vocabulario, la que evite las incorrecciones, la que divulgue la norma culta, sin solemnidades ni rigidez.

La realidad es poderosa. También la imaginación que tiende un puente entre la realidad y la ficción para conducir desde lo que es a lo que podría ser, a lo que debe ser. Si olvidamos la realidad caemos en la locura, si olvidamos la ficción nuestro mundo empobrecido no será objeto de nuestra preferencia.

La radio se mueve entre la realidad y la ficción (no olvidemos que lo contrario de ficción no significa verdad, sino realidad informe).

Lengua y habla, realidad y sueño, palabras revitalizadoras para un mensaje de radio que eduque, transforme, inserte de manera más firme sus mensajes sin clausurar la riqueza de las diferencias culturales, son en concreto propuestas para una radio que sirva a la comunidad, y a cada uno de los que la integran.

Fuente: http://congresosdelalengua.es/zacatecas/ponencias/radio/comunicaciones/castro.htm
Esta nota es un fragmento de la ponencia de la escritora mexicana Dolores Castro en el I Congreso Internacional de la Lengua Española.

El alma de los verdugos - 1º parte




Baltasar Garzón y Vicente Romero retratan la represión argentina en "El alma de los verdugos"
El documental explora la manera de ser, pensar y sentir de los torturadores y cuenta con testimonios sobrecogedores de víctimas y verdugos.

Nota de Seguimos Cantando: Cabe destacar que luego del Pacto de La Moncloa, el Estado Español planteó una "reconciliación nacional" que pretendió ocultar los crímenes de lesa humanidad cometidos por el franquismo. Esto es, el perdón a los verdugos para el repunte del capital.
La reconciliación nacional, que no es mas que la subsunción de las clases populares con respecto a los sectores dominantes, implica un retroceso en lo que a DDHH concierne.
B. Garzón debería, sumado a su positivo accionar en relación a la dictadura fascista argentina, ahondar en la memoria histórica de los países ibéricos subsidiando el reclamo de Juicio y Castigo, sin perdón ni olvido, que ha opacado el monárquico Estado español.