Hay que hacerse de nuevo cada día

(Schwenke y Nilo)


Hay que hacerse de nuevo cada día
poner en un cordel cada derrota
colgar en nuestra historia unos pañales
que digan: "seguimos intentando".

Hay que hacerse de nuevo cada día
ponerse muy temprano los zapatos
que nos lleven hacia el arco iris
donde está la idea, el fruto, el canto.

Tenemos que juntar nuestras verdades
tenemos que reír a toda costa
tenemos que inventarnos la esperanza
hay que hacerse de nuevo cada día.

Hay que pintar de nuevo este paisaje
buscarnos nuevos lentes de contacto
conseguir un nuevo silabario
nuevas carreteras y aeroplanos.

Hay que hacerse de nuevo cada día,
subiendo de la mano la montaña

no harán por nosotros la tarea
de fundar ciudades del mañana.

Tenemos que juntar nuestras verdades
tenemos que reír a toda costa
tenemos que inventarnos la esperanza
hay que hacerse de nuevo cada día.


Murió Howard Zinn, el historiador que desafió al establishment.


por Mark Feeney (columnista The Boston Globe)

31/01/10

Howard Zinn, historiador de la Universidad de Boston, activista político, temprano opositor a la intervención estadounidense en Vietnam y uno de los principales críticos del presidente de la Universidad de Boston, John Silber, ha muerto de un ataque al corazón en Santa Mónica (California) durante un viaje, según ha comunicado su familia. Tenía 87 años.

«Sus escritos han cambiado la conciencia de toda una generación y han ayudado a abrir nuevos caminos en la comprensión y el significado crucial de nuestras vidas», escribió en una ocasión Noam Chomsky, activista de la izquierda estadounidense y profesor del MIT. «Cuando se llamaba a la acción, uno podía estar siempre seguro de que él estaría en primera línea. Un ejemplo y una guía en la que uno podía confiar.»

Para el doctor Zinn, el activismo era la extensión natural de la revisión de la historia que impartía en sus clases. El libro más conocido de Zinn, A People's History of the United States (1980) no tenía por héroes a los Founding Fathers –muchos de ellos propietarios de esclavos y profundamente vinculados al status quo, como el Dr. Zinn señalaba al comienzo de la obra– sino los granjeros de la Rebelión de Shay y los dirigentes sindicales de la década de los treinta.

Como escribió en su autobiografía, You Can't Be Neutral on a Moving Train (1994), «mis clases estaban animadas desde el principio por mi propia historia. No sólo sería justo con otros puntos de vista, sino que también quería ofrecer algo más que “objetividad”: quería que los estudiantes abandonasen mi clase no mejor informados, sino mejor preparados para renunciar al confort del silencio, más preparados para hablar, para actuar contra la injusticia allí donde la vieran. Todo esto fue, por supuesto, una buena receta para buscarme problemas.»

Ciertamente fue la receta para la disputa entre el Zinn y Silber. Zinn ayudó hasta en dos ocasiones a encaminar el voto de su facultad a destituir al presidente de la Universidad de Boston, quien, a su vez, acusó al Dr. Zinn de incendio (una acusación de la que rápidamente se retractó) y le citó como principal ejemplo de «quienes envenenan todo lo que hay de bueno en el mundo académico.»

El Dr. Zinn fue vicepresidente del comité de huelga cuando los profesores de la Universidad de Boston fueron a la huelga en 1979. Cuando terminó la huelga, él y cuatro colegas fueron acusados de violar sus contratos al rehúsar cruzar un piquete de secretarias. Los cargos contra “los cinco de la Universidad de Boston” pronto fueron revocados.

Howard Zinn nació en Nueva York el 24 de agosto de 1922, hijo de un matrimonio de inmigrantes judíos, Edward Zinn, camarero de profesión, y Jennie (Rabinowitz) Zinn, ama de casa. Asistió a la escuela pública de Nueva York y trabajó en los astilleros de Brooklyn antes de ser alistado en las Fuerzas Aéreas durante la Segunda Guerra Mundial, en la que sirvió en un bombardero de la Octava, alcanzando el rango de alférez y obteniendo la medalla del aire.

Terminada la guerra, Zinn trabajó en una serie de oficios de poca monta hasta que entró en la Universidad de Nueva York gracias a la GI Bill, con 27 años. El profesor Zinn, que había desposado con Roslyn Schechter en 1944, trabajaba por las noches en un almacén cargando camiones para costearse sus estudios. Licenciado en la Universidad de Nueva York, prosiguió sus estudios de doctorado en la Universidad de Columbia. Fue profesor auxiliar en la Universidad de Upsala y profesor invitado en la Universidad de Brooklyn antes de impartir clase en la Universidad Spelman de Atlanta en 1956 en el departamento de historia, impartiendo una asignatura sobre la historia de las mujeres afroamericanas. Entre sus estudiantes se encontraba la novelista Alice Walker, que lo calificó como «el mejor profesor que haya tenido jamás», y Marian Wright Edelman, futura presidenta de la Fundación Children's Defense.

Durante esta época el Dr. Zinn fue un participante muy activo en el movimiento de los derechos civiles. Fue miembro del Comité de coordinación de estudiantes para la no-violencia, la organización más militante de todas las de los derechos civiles de la época, y participó en numerosas manifestaciones.

El Dr. Zinn se convirtió en profesor auxiliar de ciencias políticas en la Universidad de Boston en 1964, en la que fue nombrado profesor titular en 1966.

Su activismo le llevó a postularse en contra de la Guerra de Vietnam. Zinn participó en numerosas charlas y teach-ins, y atrajo la atención de todo el país cuando él y otro destacado antibelicista, el reverendo Daniel Berrigan, visitaron Hanoi en 1968 para reunirse con tres prisioneros liberados por los norvietnamitas.

La participación del Dr. Zinn en el movimiento anti-guerra le llevó a publicar dos libros: Vietnam: The Logic of Withdrawal (1967) y Disobedience and Democracy (1968). Previamente había publicado LaGuardia in Congress (1959) –con el que ganó el premio de la Asociación de Historia Albert J. Beveridge–, SNCC: Los nuevos abolicionistas (1964), The Southern Mystique (1964) y New Deal Thought (1966). El Dr. Zinn también fue el autor de The Politics of History (1970), Postwar America (1973), Justice in Everiday Life (1974) y Declarations of Independence (1990).

En 1988 Zinn se retiró temporalmente de la universidad para impartir conferencias y escribir. En los últimos años se dedicó sobre todo a la escritura de obras teatrales, de las cuales se llevaron a la escena Emma, sobre la dirigente anarquista Emma Goldman, y Daughter of Venus.

El Dr. Zinn (mejor dicho: su principal libro) hizo un cameo en la película de 1997 Good Will Hunting, cuando el protagonista epónimo interpretado por Matt Damon elogia A People's History y anima al personaje interpretado por Robin Williams a leerlo. Damon, que co-escribió el guión de la película, fue vecino de Zinn en su infancia. Damon produciría años después la versión televisiva del libro The People Speak, que se emitió en el Canal Historia en el 2009. Damon también fue el narrador del documental biográfico sobre Zinn: Hozard Zinn: You Can't Be Neutral on a Moving Train.

Su último día de clase en la Universidad de Boston, Howard Zinn terminó la clase treinta minutos antes para unirse a un piquete y animó a los 500 alumnos de su clase a que se unieran a él. Un centenar lo hicieron.

La esposa del Dr. Zinn falleció en 2008. Zinn deja a una hija, Myla Kabat-Zinn en Lexington, un hijo, Jeff de Wellfleet, tres nietas y dos nietos.

NOTA T.: Hay traducción castellana de los dos libros citados en este texto: Nadie es neutral en un tren en marcha (Hondarribia, Argiletxe Hiru, 2001). Traducción de Roser Berdagué Costa; La otra historia de los Estados Unidos (Hondarribia, Argiletxe Hiru, 1997). Traducción de Toni Strubel.



Somos Millones... Hermanos Mejía Godoy

s


Las primeras imágenes corresponden a una movilización en la Ciudad de Bs.As -2008- en solidaridad con la lucha del pueblo boliviano...
Dedicado a los irreductibles pueblos del mundo que, haciendo a un lado las fronteras, combaten por la libertad y la verdadera independencia económica, social y cultural...
A Julio López, Luciano Arruga, Otoño, y tod@s los desaparecidos en democracia...
La música es del nicaragüense Mejía Godoy.

La Ventura - Manu Chao con Les Ogres De Barback

i



La ventura

Et c'est au cimetière de Clichy
Qu'Angelo retrouva Stéfani
Qui sans s'méfier s'laissait aller à
Fleurir la tombe d'un ami
Mort il y a six mois déjà
D'une méchante p'tite balle dans l'foie

Angelo dit à Stéfani
Oui c'est moi qui ai tué Ventura
Mais toi tu as tiré sur moi
Mon salaud tu vas m'payer ca!
Et il lui logea de sang froid
Une méchante p'tite balle dans l'foie

Paul Carbone est tombé du train
En se tenant le ventre à deux mains
C'était en 1943
Que l'aventure se termina
Paul P Carbone dit Ventura
Plutot mal comme il se doit
Pour un truand sans foi ni loi

C'est au Rat Mort à Pigalle
Un claque à filles de mauvaise vie
Que Stéfani y blessa par balle
Angelo le mafioso
L'a eu de la chance ce vieux salaud!
D's'en tirer comme ca sans trop d'accrocs

ENTRE CHIENS ET LOUPS
QUAND TOMBE LA NUIT